Letra de bienvenida de Joseph M. McShane - Presidente de Fordham

Estimadas hermanas, estimados hermanos,

 

            Es con mucho gusto que les doy la bienvenida al Congreso Mundial de Educación Católica 2019 y en la Universidad de Fordham, la Universidad Jesuita de Nueva York. Es una lección de humildad y esperanza de dar la bienvenida a cerca de 1000 delegados a este congreso, que representan a más de 200,000 escuelas católicas y a millones de estudiantes y profesores, en comunión en la sabiduría y el aprendizaje.

 

Yo no puedo exagerar la importancia de la educación católica y su trabajo en ofrecer este regalo a la audiencia más amplia posible. Las escuelas y los educadores que ustedes representan están haciendo un trabajo sagrado todos los días, y en su trabajo están transformando las vidas de los jóvenes de todo el mundo. Estos jóvenes, uno tras otro, cambian el mundo.

 

Los estudiantes que ustedes representan, educados con compasión, disciplina, un fuerte sentido moral y el deseo de aplicar la voluntad de Dios, traerán luz donde hay oscuridad, justicia donde hay desigualdad y confort donde hay sufrimiento. Estos estudiantes son entrenados por educadores dedicados e incansables - animados, aconsejados y queridos - y digo, sin hipérbole, que son la esperanza que necesita nuestro mundo dividido y enfadado.

 

Por lo tanto, en nombre de toda la familia de Fordham, le insto a que traten el campus de Fordham como su hogar durante su estadía y disfrutan de las muchas experiencias que ofrece la ciudad de Nueva York. Estamos encantados de tenerles con nosotros, y estoy esperando con interés poder conocer personalmente a un gran numero de ustedes durante su estancia.

 

            Atentamente,

Joseph M. McShane, SJ

Camille ChevallierComentario